Urugua-í: el río de los caracoles

Urugua-í: el río de los caracoles

Salto es el paraíso termal del Uruguay. Pero también es la ciudad de los 365 días de fiesta. Y el Mediterráneo Oriental del Uruguay. Y la ciudad de película, capital universitaria del norte, cuna del tannat, -buque insigne de la vitivinicultura uruguaya- y región costera del tramo medio del maravilloso Río de los Caracoles, el Uruguay del Gral. José Artigas - Protector de los Pueblos Libres- el de los dorados más grandes y de los atardeceres más bellos del mundo.

 

El Destino Termas es una marca registrada en cantidad y calidad de parques termales con gran infraestructura, más de 10 mil camas para elegir en todas las categorías, entorno ambiental-ciudadano seguro y amigable. Las fiestas, eventos culturales, espectáculos artísticos, conferencias y congresos en teatros, plazas, escenarios al aire libre, auditorios y sedes universitarias hacen de la capital salteña una atracción todo el año. Las naranjas, los olivos, las vides y las ovejas son propias del terroir “Salto” tanto como sus homónimos del Mediterráneo europeo. Las tradicionales naranjas salteñas, los novedosos olivares de las afueras de la ciudad, los multipremiados vinos tintos de la bodegas locales que hacen honor al legado del gran Pascual Harriague, -padre de la vitivinicultura comercial nacional- y la cultura ovina de carne y lana de excepcional sabor y calidad son gran parte de los atractivos de una creciente ruta turística agro-eno-gastronómica del Salto Grande Oriental. El Río Uruguay, sendero de gigantes es el primero y el último como atractor turístico. Los primeros asentamientos de lo que a la postre se transformó en la ciudad de Salto se hacen a la vera del Río, Artigas cruza en el Ayuí con la Marcha del Pueblo Oriental de La Redota, los viejos astilleros Miahanovich le dan personalidad urbana y costera al Salto, los inmigrantes desembarcan en los muelles construidos por alemanes e ingleses, los viajes por vía fluvial hacia Buenos Aires, Argentina,  son más fluidos que los terrestres a Montevideo. Los espectáculos teatrales europeos llegan por el Río antes que a la capital del país. Dormido durante tanto tiempo y a espaldas de la población ribereña el Río pretende recuperar su esplendor e importancia. La recuperación de la zona portuaria, el puerto mismo con sus muelles y grúas, la habilitación de zona de gastronomía, artesanías y paseos náuticos, el antiguo muelle ferrocarrilero remozado en hermosa escollera que se interna en el torrente del Urugua-i y la puesta en valor de todo el área circundante, Plazoleta de Los Recuerdos, desembocadura del arroyo Sauzal y estación del Ferrocarril Noreste, las obras generales en la infraestructura del puerto para posicionarlo como central de cargas a granel y tránsito de pasajeros y turistas, son elementos centrales de la nueva realidad del Salto portuario y fluvial. 

  • Emilio Cazalá. Diario El País, Montevideo, Uruguay. 

Dicen que los ríos y el mar imponen su destino a los hombres pero el río Uruguay ha tenido mala suerte con los uruguayos y hasta con los argentinos porque que digamos pasión por el río Uruguay no la hemos tenido y apenas algunos pocos expertos y otros visionarios nos han hecho tornar la vista hacia ese hermoso y enorme torrente que pocos uruguayos conocen. Por desidia y hasta por irreverencia, lo hemos relegado a un mero límite internacional o en todo caso agua para generar electricidad o peor aún para recordarlo cuando nos hace daño por sus crecidos o nos deja sin electricidad en las bajantes. 

Hace muchos años que sus 560 kilómetros, en ello incluimos parte del Río de la Plata hasta Montevideo, no encajan en ningún proyecto que sepamos de transporte fluvial sí exceptuamos los tres últimos emprendimientos de lejana data que son el "San Salvador" del Molino de Carmelo, más recientemente el "Lucero" un hermosísimo barco que ha estado trayendo chips y las próximas cuatro barcazas aún en construcción para el transporte de la celulosa de Botnia. Más aún, la realidad es que detrás del potencial que representa la esclusa de Salto Grande, ignorada por todo el Uruguay, queda ahí perdido en el tiempo un emprendimiento de desafío tri nacional que seguramente podría representar un proyecto económico y de transporte fluvial fenomenal. 

Este sistemático desaprovechamiento que los uruguayos hacemos de los ríos, alcanza incluso a otros torrentes del país, algunos de 200 kilómetros de extensión en gran parte navegables donde ni siquiera aprovechamos la veta turística con sus enormes posibilidades de éxito. 

Pero cuál es el panorama que ofrece hoy el río Uruguay. Debemos preguntarnos qué proyectos de desarrollo pueden atraer la atención de los inversionistas locales e internacionales al norte de Nueva Palmira con un río Uruguay que está contenido por unos pocos pasos que le impiden soltarse con mayor potencia con un poco de dragado. 

Hace 60 años que oímos hablar de esos famosos cuatro pasos que contienen la navegación y no podemos olvidar la anécdota absolutamente verídica que nos llegó de un empresario español de visita por esos lares, cuando dijo que "un país que no tiene 4 millones de dólares para dragar ese pequeño tramo no merece llamarse país". Este grandioso río Uruguay que a 400 kilómetros de su interior puede llevar barcos a cargar 24 mil metros cúbicos de madera en Fray Bentos, representa una gran cuenca económica por tener a su costado inmediato un valioso "hinterland" provincias o Estados ricos y de desarrollo muy rápido como son Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Tucuman y Río Grande del Sur en Brasil. Para Jorge Azanarez era el Segundo Frente Económico del Uruguay. 

Miremos entonces con responsabilidad hacia el río Uruguay, aprovechemos sus potenciales y no dejemos que otros hagan las cosas que tenemos que hacer nosotros, o al menos participar de los emprendimientos conjuntos con la necesaria dignidad. 

Si esta realidad fluvial la tuvieran Israel y Chile, vivirían en la opulencia. Incluso llama la atención la falta de curiosidad de nuestros compatriotas por el río Uruguay, que a todas luces sus potenciales son impresionantes, más allá de su represa. Más aún, pocos saben de la incidencia económica que tiene nuestro río fundacional y de la formidable flota fluvial que en el pasado lo surcó, de su intensa actividad comercial a lo largo de los ríos Uruguay, Negro y de la Plata, porque nuestros barcos de cabotaje llegaron hasta Pirlápolis y Punta del Este, posiblemente por falta de carreteras. 

Imposible compararlo con el mayor de Europa, porque, lo que hemos visto en el viejo mundo, mas que ríos son canales que cuando tienen 9 pies de calados se sienten los "reyes fluviales" en su mayoría tocados por la mano del hombre con esclusas por docenas. 

Otra vertiente de este impresionante río Uruguay, tan valiosa como las otras y que obstinadamente no se quiere ver los potenciales de este río "grande como mar", es su aprovechamiento desde el punto de vista turístico. Pues bien si vamos a usar adjetivos, que sin duda le caben infinidad, el río Uruguay es una formidable vía acuática comparable a muchos de los grandes ríos del mundo y de Sudamérica. 

Si el río Uruguay se explotara turísticamente, programando excursiones de siete días, al mismo "centro de la naturaleza" incluyendo sus silvestres y hermosas islas, sería un éxito como se dice de taquilla. Atraeríamos europeos a montones. Son de esos viajes que ahora se llaman "de aventura y exploración". 

 

Una excelente descripción del río Uruguay la hace un Práctico argentino en 1910 en su libro "Derrotero de navegación del Río de la Plata y sus afluentes". Pablo Lena, era seguramente mas que capitán un baqueano muy experimentado que habla de todo el acontecer fluvial en el escenario del río Uruguay. A su descripción agrega puertos a sus orillas, mareas, siniestros y otros muchos interesantes datos reunidos en este volumen. Muestra un profundo conocimiento, sin duda recogido a lo largo de años de actividad y estudios, abnegada profesión por cierto, y no se le escapa ningún detalle del mundo acuático fluvial. Los hombres de la Armada Uruguaya que lo navegan frecuentemente y los de Hidrografía, hablan maravillas de nuestro río y lo mismo baqueanos, prácticos y patrones de las embarcaciones fluviales que lo han navegado todo el tiempo. 

volver arriba
« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30