Esta es una tierra agraciada por la madre naturaleza y bendecida por el trabajo del hombre: Paraíso Termal del Uruguay, Ciudad Universitaria, Capital de la Citricultura, Cuna del Tannat y Sendero de Gigantes.

Los tres parques termales de Salto, conformados por los complejos de Arapey, Daymán y Salto Grande hacen de esta zona del Uruguay un gran destino turístico, el tercero en el país, con alojamiento y servicios acordes para los miles turistas que nos visitan en forma creciente año tras año. 12 mil camas disponibles en variadas modalidades: desde hoteles 5 estrellas hasta alojamientos particulares en pleno centro de nuestra ciudad.

Salto es una ciudad que alberga a la Regional Norte de la Universidad de la República, la Universidad Católica del Uruguay y la O.R.T. Más de 7 mil estudiantes, mayoritariamente de la región norte del país, cursan estudios en estos centros universitarios y dinamizan la actividad de la ciudad con infinidad de eventos sociales, educativos y culturales. La historia, cultura y entretenimiento que fluye de nuestra variada y rica arquitectura, de los teatros, museos y centros nocturnos, hacen de este lugar un destino a ser disfrutado a plenitud.

La capital de la naranja es una denominación histórica por las chacras que rodean a la ciudad de Salto con miles de plantas cítricas, particularmente naranjas. El aroma de los azahares en la primavera, el paisaje de los montes en línea y la dulzura de los frutos y jugos, productos de un microclima especialmente indicado para la citricultura, además de las fiestas y eventos relacionados dotan a esta tierra naranjera de un color especial.

La cepa identitaria de la vitivinicultura uruguaya es el Tannat que fue introducido por el genial Pascual Harriague en el último cuarto del siglo XIX en tierras de La Caballada en el paraje Corralitos, a las afueras de la ciudad de Salto. En la primera bodega comercial del Uruguay nació el vino primeramente denominado Harriague luego devenido en Tannat. En la cuna del vino uruguayo más famoso y premiado del mundo se pueden realizar circuitos enológicos y degustación de los tintos elaborados en las nuevas y pequeñas pero multi premiadas bodegas salteñas.

Esta es  tierra de gigantes. El campamento de La Redota y el paso del Ayuí, en el marco del imponente río Uruguay y los montes nativos costeros, la presencia tangible del más grande los orientales, el Gral. José G. Artigas. El obelisco a Giuseppe Garibaldi, único del mundo, que recuerda su pasaje por el terruño y la gesta de la Batalla de San Antonio, excepcional monumento del Art Decó en el trayecto de la costanera norte. El primer monumento en homenaje a Federico García Lorca erigido por el gran Enrique Amorín, en la bellísima costanera sur. La urna funeraria de Horacio Quiroga –el salteño universal- obra en madera del escultor ruso Stephan Erzia, en la Casa y Mausoleo Quiroga. Los edificios y galpones del “Señor de los Ladrillos”, el Ing Eladio Dieste, propuestos para ser considerados Patrimonio de la Humanidad, diseminados en gran número por toda la ciudad y posibles de ser apreciados.

Disfruten su estadía, vivan a pleno las sensaciones, experiencias, colores y sabores todo el año y en cada lugar del territorio. Salto y su gente los espera de brazos abiertos.

Germán Coutinho

Intendente de Salto